You are here
Home > Curiosidades >

Mientras más feliz eres, menos te metes en la vida de los demás

En la vida, observamos que existen muchas personas que tienden a meterse en los problemas de los demás, creyéndose jueces de sus vidas, capaces de juzgar y criticar todo lo que a ellos les parezca incorrecto o poco aceptable según sus creencias y su estilo de vida.
Pero a pesar de que existan personas así, hay otras que son totalmente lo contario, las cuales solo se enfocan en sus vidas y entienden que en la vida, hay cosas más importantes que meterse en la vida de los demás.


La felicidad
La felicidad no es una actividad, no es una persona, es un estado. Este estado puede desencadenarse por muchos factores como ciertas personas, ciertas situaciones y un montón de cosas que nos hacen sentir tan afortunados que no podemos creer sentir ese sentimiento tan increíble.
Una persona es feliz por elección propia, cuando decide modificar su percepción de la vida y del mundo, en general, observando las cosas positivas y el porqué de todo, observando que todo sucede por algo y por ende, aprendemos mucho más con cada error, lo que a su vez, nos vuelve más sabios y más aptos para saber llevar todo.
Una persona feliz
Una persona feliz tiene como principal característica una clara y absoluta certeza de que la vida es una montaña rusa, donde tenemos que disfrutar cada subida y llevar lo mejor que podamos cada bajada. Por lo que entiende que son necesarios ciertos momentos en nuestras vidas, porque nos ayudan a crecer como personas.
Entendiendo todo esto, una persona feliz se aleja totalmente de los problemas innecesarios, de los dramas y de todo aquello que sea perjudicial y totalmente innecesario en nuestras vidas, que no nos deja absolutamente nada más que el cansancio y aquel sentimiento de pesadez.


Sin meterse en otras vidas
Cuando eres feliz y te sientes feliz con la vida que llevas, es poco el tiempo libre que te queda disponible para otras actividades distintas a las que realizas cada día, por lo que te concentras tanto en tu vida, en lo bonita que es, en las personas hermosas que están en ellas y solos vives tu vida sin importar todo lo relacionado con los demás.
Es importante saber que no es que no te importen los demás, al contrario, te alegras y disfrutas cada logro de cada uno, como si fuera tuyo. Lo que cambia, es como direccionas y enfocas toda tu energía y atención, por lo que lo enfocas hacia el amor, el éxito y la satisfacción, distinto a lo que es la envidia, el chisme o aquellas ganas de querer que los demás «triunfen» pero nunca más de lo que lo hagas tú.


Deja una respuesta

Top
error: Content is protected !!