You are here
Home > Curiosidades >

Estudio demuestra que los niños se portan peor con la mamá que con el resto de adultos Estudio demuestra que los niños se portan peor con la mamá que con el resto de adultos


Estudio demuestra que los niños se portan peor con la mamá que con el resto de adultos Ángel en el kínder diablillo en casa

De acuerdo a los estudios realizados por la Universidad de Washington, no es una ilusión óptica sentir que tus hijos se comportan peor contigo que con otros adultos referentes. Si eres de las madres que no entienden por qué la felicitan las maestras de sus hijos, este informe te va a resultar muy útil.

Este contraste se nota más en parejas que están separadas.

Cuando la madre lleva al niño para que pase la tarde del sábado con el padre, al irlo a buscar este le dice que no comprende por qué se queja tanto del hijo que han concebido juntos. El pequeño tiene sus momentos, pero pasan más rápido de lo que han aparecido. En cambio, cuando está con su madre, tales berrinches no son tan pasajeros.

La Universidad de Washington investigó al respecto y descubrió que los niños se portan un 800% peor en presencia de su madre que de cualquier otro adulto. ¿Qué significa esto? Que como madre del niño en cuestión llevas sobre tus hombros la carga de ocho niños. ¡Ocho niños! Es solo cuestión de matemáticas si es que eres madre de tres.

Las madres detonan las peores reacciones en los niños



Después de estudiar a quinientas familias, la Universidad de Washington observó que los niños gritaban a todo pulmón, intentaban agredir a otros niños o incluso a adultos, se rehusaban a caminar y tenían reacciones que rayaban en la demencia, cuando estaban en presencia de sus madres.

El estudio fue llevado a cabo con pequeños de apenas ocho meses de edad. Para comprobar el contraste de lo que ocurría con y sin sus madres, se mantuvo a los niños en un espacio tranquilo y amigable durante un buen rato. Los pequeños jugaron y rieron con sus pares. En cambio, al llegar su madre, el circo comenzó.

Apenas veían u oían a su madre, se desencadenaba un comportamiento violento que buscaba llamar la atención de su progenitora. Incluso sucedió que uno de ellos comenzó a pedir comida a gritos a pesar de haber sido alimentado pocos minutos atrás.

Las feromonas son las responsables

Según afirman los responsables del estudio, al oler las feromonas de su madre, los niños pierden el control porque inconscientemente saben que es su gran proveedora de alimentos, calor y afecto.

¿Cuál es la solución? Por ahora solo se está trabajando en un aerosol que logra disimular el olor de la madre para que las mujeres que decidieron traer vida joven a este planeta, no deban sufrir las consecuencias. Sin embargo, la ciencia no para y probablemente nos sorprenda con algo más interesante dentro de muy poco tiempo.




Deja una respuesta

Top
error: Content is protected !!